Maternidad y profesión, roles complementarios

Bienvenidas al Club las nuevas mamás; algunas no tienen ni planes por ahora. ¿Por qué será?, ¿cómo me las arreglo?, ¿cómo nos las arreglamos? En esta nota te contamos los cambios que trae un hijo en la pareja.

22.02.2010 12:49hs. por Suku Arrieta

 

Ser padres es algo fuerte, maravilloso e inigualable... que viene con alegrías enormes, “baberos” para padres e hijos, nos idiotizamos un poco o mucho…
Trae también responsabilidades y cambios en el estilo de vida del matrimonio. Esto asusta a muchas parejas porque cada uno tiene en cierta medida su vida organizada, un trabajo y la aparición de este invitado tan o no-tan esperado, nos revuelve la casa y la cabeza y nos pone patas para arriba esa estructura que “tan bien” habíamos previsto. Sin duda, nos alegran el corazón casi diariamente y... también nos regala algún que otro dolor de cabeza y trae muchos miedos: qué pasará con la carrera, cómo haremos, dónde dormirá, quién se quedará con él, qué pasará conmigo y con nosotros… No es una cuestión menor...  ¿Ya tenés el bebé en casa?, ¿estás embarazada?, ¿no se deciden?, ¿cuáles son tus dudas?...


Por si esto fuera poco, en la empresa está bastante instalado que la maternidad representa un costo cuando, en realidad, podría ser una gran riqueza. Acá estamos nosotras, las valientes para intentar demostrarlo, ¿te animás a probar??
Un gran miedo más ¿seré, seremos capaces de compatibilizar los tiempos del trabajo con los de nuestra familia cuando crezca?


¡Animate! , tengo una buena noticia: estos dos roles son, a diferencia de lo que muchas veces se cree, complementarios. Todos forman parte de la persona, todos son importantes. El mayor desafío está en encontrar un equilibrio entre ambos… Es más, los profesionales coinciden en que es posible y necesario mejorar el ámbito laboral con los valores familiares que se ponen en práctica en el hogar y, a su vez, enriquecer la vida familiar con el orden y los valores que se aprenden en el trabajo.


La maternidad enseña a uno a ponerse en el último lugar, a escuchar, a tener paciencia, a negociar, a renunciar a algunas cosas eligiendo otras que uno considera más valiosas, entre tantos aprendizajes. Otras cualidades femeninas que una puede aportar al trabajo son: sensibilidad, inteligencia emocional, capacidad de intuición, capacidad para mantener la calma…


Como no es necesario que la mujer se ocupe de todo ¿sabías? es indispensable que vos y tu marido se complementen (como para tantas cosas), ya que ambos conforman la familia, y juntos pueden potenciarse. No tendría lógica que sea uno solo quien dedique el 100% de su tiempo a los hijos o a la casa, dejando al otro de lado. El equilibrio y el compartir son la clave de todo proyecto que busca la felicidad y la armonía.


¿Te divierte conocer otras mujeres que han logrado ser profesionales, mamás, esposas, cocineras, etc. etc. etc., sin morir en el intento, más aún disfrutándolo a pleno…? Para que no te sientas sola. No sos la única con miedos, dudas, ansiedades…Animate a compartirlas.

Suku Arrieta – Orientadora Familiar – Colaboradora de Hacer familia.

Dejá tu Comentario

Participá y compartí tus opiniones con la comunidad de Casamientos Online.

Comentarios de lectores

Los comentarios publicados en CasamientosOnline son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias que generen pueden derivar en sanciones legales. Todos los usuarios que incluyan en sus mensajes algún comentario que viole nuestro reglamento será rechazado.

maria lescano 02.03.2010 09:47hs.

sí, suku, qué valientes!! contanos más de esa aventura de compartir trabajo, marido e hijos. Nos acompañás un montón, somos un poco vagas para escribirte pero vos no te desanimes!! no os dejes

Recibí gratis el Infonovias

Ideas, propuestas y consejos para organizar tu Casamiento en tu E-mail!